S A M U E L.

ASK Next pageArchive

EL TIEMPO.

El tiempo pasa de manera arbitraria, no escucha razones ni excusas, solo sigue su camino, nada le importa más que seguir corriendo, no espera a nadie y quizá en algunos momentos este solo, vea un mundo sin esperanza, observe borroso el futuro, sufra las inclemencias de la sequía y la furia del agua, pero sigue corriendo, el único destino para él es el fin de los tiempos… quien soy yo para parar antes de dejar de existir.
Ante la soledad, la tristeza, los problemas, la pobreza, la envidia, la mentira, los engaños, la desesperanza, el agobio, la miseria o cualquier situación perversa; dejar de caminar no es la solución, ni siquiera es provechoso hacerlo en buen tiempo.